Existen personas que, posiblemente desde siempre, fueron una. Personas con una cierta unidad y forma de ser característica que no cambia con el paso del tiempo. Hay otras personas que están hechas de pequeñas piezas, con distintas formas de percibir las sensaciones y que se van construyendo poco a poco, a partes, por culpa del cambiante entorno que les rodea.
Destellos es una reflexión y contemplación de esa fragmentación existente dentro de un mismo ser.
¿Existe la dualidad en la personalidad humana? ¿O es simplemente una falta de decisión y seguridad? ¿Es posible no saber quien eres cuando te sientes más que un mismo ser?
El color y el espacio negativo de las imágenes actúan como un sismógrafo cerebral que miden la intensidad y el caos de las ideas y las dudas, a la vez que son un escenario de fluidez y calma para reflexionar sobre todo ello.
Back to Top